De las páginas de «Tres días y un cenicero»

Sentado a la orilla de la laguna pienso en las páginas de Tres días y un cenicero, de Juan José Arreola, en lo mucho que su obra me remite a lugares lejanos, que ya no existen y que, sin embargo, siempre vuelvo a ellos.