La palabra con «d»

Adversus populus

 

I

Si hubiera un pueblo de dioses –escribía hace más de dos siglos Jean Jacques Rousseau­– la palabra con «d» sería su forma de gobierno. Pero no creía conveniente que los seres humanos intentáramos regirnos bajo un sistema tan perfecto. Sin embargo, la palabra con «d» constituye la base del pensamiento político moderno y; a partir de entonces, no ha habido ideología política que no la incluya entre los valores que diga defender o representar.

Visiblemente entusiasmado por su viaje al interior de los Estados Unidos de Norteamérica, Alexis de Tocqueville escribió una de las obras fundacionales de la sociología y de la ciencia política contemporáneas. En donde analiza cómo es que la palabra con «d» ocurre con «naturalidad» entre los ciudadanos, organizaciones e instituciones en los primeros años de aquel país y por qué el mundo civilizado debía seguir su ejemplo. Poco después, en el contexto revolucionario de la Europa decimonónica, Karl Marx y Friedrich Engels proporcionaron a los proletarios del mundo un manual de lucha en el que categóricamente hablaban de la palabra con «d» como uno de los objetivos que la revolución proletaria internacional debía alcanzar. Pero no solo liberales y comunistas han reivindicado a la palabra con «d» entre sus valores, hacia finales del siglo XIX el pensamiento político conservador, aquel que encontrara su sustancia en la obra de Edmund Burke, también habría de incluir la palabra con «d» entre el repertorio de ideas por las que emplazaba su propio horizonte utópico.

II

En México, personajes académicos e intelectuales como José Revueltas, Pablo González Casanova, Roger Bartra, Octavio Paz, Enrique Krauze y Jorge Alonso, por citar a algunos que, a mi entender, han logrado influir en el debate político nacional, sobre la palabra con «d» han dicho que es bárbara, pero que es posible, que se encuentra ausente, aunque es absoluta pero a su vez relativa, que no lleva adjetivos o que ha sido vulnerada. Incluso, la Iglesia católica en nuestro país, una vez concluido el periodo que conocemos como el modus vivendi, se pronunciaba sobre este tema para exigir la abolición de las leyes antirreligiosas que aún seguían vigentes. En todos ellos subyace un discurso por la legitimidad de las instituciones políticas, económicas, sociales y culturales que los mexicanos nos hemos dado a partir del establecimiento del moderno Estado-nación, de aquel al que dio lugar la Revolución mexicana, como requisito necesario e inequívoco para que la palabra con «d» ocurra con «naturalidad» entre los mexicanos, y esto nos conduzca a mejores condiciones de bienestar.

De los tiempos del sistema autoritario, que se vio obligado a la apertura por la presión que desde la oficialidad o la clandestinidad ejercieron los movimientos sociales en el país, hasta llegar a la supuesta transición que significó el triunfo de la oposición electoral en el año 2000; al día de hoy, la palabra con «d» ha sido constreñida a un formalismo administrativo y esto, en cualquiera de las definiciones que le queramos dar, la ha vuelto una palabra estéril. Esto se debe, en parte, al hecho de haber confinado a la palabra con «d» al ámbito de las instituciones. Porque, hay que decirlo, uno de los mayores obstáculos para que la palabra con «d» vuelva a gozar de algún lugar entre los anhelos de la sociedad mexicana en su conjunto, es el uso que de las instituciones ha hecho la clase política en México, que las han vuelto sus feudos personales e instrumentos de control y dominación tanto burocrática como de fuerza. Quizá, en su estado actual, nuestras instituciones son insalvables.

III

Resulta encomiable que los movimientos indígenas hayan sido los primeros en darse cuenta de la decadencia de las instituciones que dan forma al Estado moderno. Es por ello que al interior de los territorios o de los espacios en los que han constituido sus autonomías, podamos hablar de democracia. Las instituciones que comunidades indígenas y campesinas dentro y fuera de México se han dado en los últimos cuarenta años, cumplen con las necesidades para las que han sido creadas, no constituyen formas de dominación sino de representación y, de igual forma, esas mismas instituciones articulan sus formas de resistencia al embate que, desde el exterior, el aparato de estado acomete en su contra. Entre sus formas de resistencia, el movimiento indígena en México, que bien representa el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, no ha buscado el diálogo con las élites que monopolizan al aparato de estado y sus instituciones; en su búsqueda, el zapatismo ha intentado comunicarse con la sociedad civil organizada y movilizada, con la que comparten la necesidad de establecer nuevas formas de relaciones sociales, democráticas.

Corresponde a nosotros, miembros de la sociedad civil en México, debatir sobre las formas de participación y representación política venideras, quizá al margen de las actualmente existentes. Pero no por ello, debemos mantener una actitud de indiferencia a lo que ocurre en la arena de lo electoral, en donde la palabra con «d» debe ser resignificada. Un primer paso es recuperar experiencias, comprender en qué momento las luchas populares, locales e inmediatas a nosotros, fueron desarticuladas y si esto ocurrió por haber incursionado en la insurgencia o en la competencia electoral. Hay que pensar más allá del 2018, pero con una estrategia que, en ese año, nos permita evitar que las elecciones sean un festín para los cerdos. Con la consumación de la serie de reformas que la actual administración federal impulsó, el gobierno de Peña Nieto ha cumplido su objetivo, el de desmantelar el estado de bienestar en México. Lo que sigue, es el empleo de la fuerza en contra de cualquier expresión que cuestione los privilegios que la clase política está obteniendo de ello.

En algún lugar se ha dicho que la posibilidad de hablar de una falta de democracia es la prueba de su existencia. Habría que poner a prueba ese supuesto y, a través de las urnas y de las calles, presentar nuestras demandas y hacer saber a la clase política y a las élites en México que, la nuestra, es una sociedad agraviada.

IV

Además, al igual que el poeta Javier Sicilia, opino que hay que respetar los Acuerdos de San Andrés, detener la guerra, liberar a José Manuel Mireles, a sus autodefensas y a todos los presos políticos, hacer justicia a las víctimas de la violencia, juzgar a gobernadores y funcionarios criminales, boicotear las elecciones, devolverle su programa a Carmen Aristegui, cancelar definitivamente la construcción de la presa El Zapotillo y exhumar e identificar los cuerpos de las fosas de Tetelcingo.

Críticas, comentarios y sugerencias de sinónimos de democracia a v4l3nc14@gmail.com

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 23.19.42
Puedes leer esta columna en Revista ReversoMX [Haz click en la imagen]
Anuncios

Algo sobre la Iglesia católica en México

Adversus populus

nacional5
Parroquia de la Asunción en Lagos de Moreno, Jalisco, México. Foto: Aracely González Cruz (†)

I

Hacia 1934, a la luz de una profunda crisis económica a escala mundial y de la creciente lucha ideológica que acarreó a los grandes movimientos de masas a definir los bandos de la guerra que estaba por comenzar, Antonio Gramsci (Cerdeña, 1891-1937) dedicó especial atención al rol que la Iglesia católica desempeñaba en ese momento:

«Ya no es la Iglesia la que determina el terreno y los medios de la lucha; ella, por el contrario, debe aceptar el terreno que le imponen sus adversarios o la indiferencia y servirse de armas tomadas en préstamo del arsenal de sus adversarios (la organización política de masas). Esto es, la Iglesia está a la defensiva, ha perdido la autonomía de los movimientos y de las iniciativas, no es ya una fuerza ideológica mundial, sino sólo una fuerza subalterna» (Cuadernos de la cárcel, volumen 6, p.17).

Gramsci consideraba que la creación de la Acción Católica había inaugurado, como de hecho lo hizo, una nueva época en la historia de la Iglesia. El campo de lo político le había sido vedado y su posición en varios países del mundo se vio reducida al ministerio religioso; es decir, sus intereses terrenales quedaban a resguardo de grupos laicos que la Acción Católica aspiraba a dirigir, pero que no pertenecían a la estructura formal del clero. Entre otras variables, este hecho condujo a la reafirmación de las tesis secularistas que sostenían que el declive del pensamiento y de las instituciones religiosas ocurre por el avance del «progreso» y de la «modernización» de las sociedades occidentales.

En México, al tiempo que Antonio Gramsci escribía sus cuadernos desde la cárcel, la relación entre el Estado y la Iglesia se encontraba visiblemente deteriorada. Pese a los «arreglos» de 1929 que habían puesto fin a la cristiada (como atinadamente fue nombrada por Jean Meyer), en varias partes del país ocurría la persecución antirreligiosa, como también operaban aún células de combatientes cristeros, a quienes la Iglesia misma había dado la espalda despojándolos, incluso, del nombre de cristeros, pues rechazaba que su lucha fuera en nombre de Cristo, con el propósito de no desafiar al naciente régimen revolucionario.

II

En La democracia en México (1965), obra fundacional de la sociología en nuestro país, Pablo González Casanova plantea que la democracia es un hecho probable, pero las contradicciones estructurales en la distribución del ingreso son uno de sus principales impedimentos, como lo son también los factores del poder; estos son: los caudillos y caciques regionales y locales, el ejército, el clero y los empresarios. De la posición defensiva en la que se encontraba la Iglesia católica en las décadas de los 20 y 30, en la década de los 60 el escenario era otro, muy distinto: «De todos los factores tradicionales de poder puede decirse que la Iglesia es el único que ha sobrevivido a las grandes transformaciones sociales y que incluso ha recuperado e incrementado parcialmente su fuerza» (La democracia en México, p.55). ¿Qué había pasado con las tesis secularistas? ¿Por qué un país que había crecido ininterrumpidamente al 6% en su economía desde el fin de la II Guerra Mundial, en vías de desarrollo y con un desigual pero visible proceso de industrialización aún se decía más de un 90% de su población como católica y con una institución eclesiástica renovada y fortalecida?

Con excepción de los estudios antropológicos, el análisis del papel de la Iglesia católica en México no hacía más que reproducir una serie de lugares comunes y de prejuicios sustentados en el contubernio entre la Iglesia y el Estado, para así mantener el control de la población. Esto es, se dedicaban más a calificarla que a analizarla. No sería hasta 1992 con la publicación de Historia de la Iglesia católica en México, 1929-1982 de Roberto Blancarte, que obtendríamos respuestas al fortalecimiento de la Iglesia católica desde los «arreglos» de 1929, hasta su posición por momentos crítica y en otras de colaboración hacia la política social y económica del régimen.

Entre otras conclusiones, Roberto Blancarte señala que la Iglesia católica y las organizaciones laicas que le brindaban apoyo en la «cuestión social», no pueden explicarse sin tomar en cuenta dos principios esenciales: «1) la imbricación entre Iglesia y sociedad y 2) la permanente diversidad de opiniones en el seno de la Iglesia» (Historia de la Iglesia católica en México, 1929-1982, p.413). No hay un discurso único al interior de la Iglesia en México, hay tendencias dominantes que, por momentos, logran imponer sus concepciones sobre temas sociales y políticos. Es decir, hay sectores del clero en nuestro país que caben en lo que llamamos «integrales» o «intransigentes» (que no son lo mismo), como también los hay «progresistas». El predominio de unos y otros ocurre en función de las condiciones sociales y políticas; pero, sobre todo, en la medida que sus acciones se vean encaminadas a preservar su doctrina.

III

Desde lo anterior, aprecio que la actual visita del Papa Francisco a nuestro país tiene un mayor peso doctrinario que implica, indudablemente, una postura política hacia lo social.

Entre otros datos, los resultados del Censo de Población y Vivienda 2010, indican que en la última década la Iglesia católica perdió terreno en todos los estados del país. Destaca el caso de Quintana Roo (el estado más significativo), donde los fieles pasaron de conformar el 73.2% de la población estatal, a sólo 64.6%. En Jalisco (entidad donde la variación ha sido menor), durante 2010 el 92% de la población es católica; en el censo de 1990 el porcentaje era del 96.5%. Esta disminución en los porcentajes de católicos en el país resulta por demás significativa para entender los intereses vaticanos en nuestro país, debido a que no sólo ha disminuido el número de católicos, sino que los porcentajes de quienes profesan otras doctrinas, como las protestantes evangélicas, se han incrementado.

En el estado de Chiapas, por ejemplo, a donde el Papa Francisco acudirá en febrero próximo, la variación de católicos resulta por demás prioritaria desde un punto de vista evangelizador. En el año 2010, el total de la población en aquel estado del sureste mexicano se estimó en 4 millones 796 mil 580 habitantes; de los cuales 2 millones 796 mil 685 dijeron ser católicos, es decir que sólo el 58.3% de los chiapanecos profesa o dice profesar la religión católica. Casi un millón de chiapanecos (921, 357) practican una doctrina protestante evangélica, lo que representa el 19.2% de la población, mientras que más de medio millón de personas (580, 690) dicen no profesar religión alguna y representan el 12.1% del total.

Al margen del debate sobre si la visita del Papa a México tiene un propósito político, de legitimación de la actual y detestable administración de Enrique Peña Nieto, no hay que olvidar que la Iglesia católica tiene su propia agenda y sus propios intereses. Podemos decir que al igual que en la década de los 30 del siglo XX, al día de hoy la Iglesia católica en México ha perdido presencia en la arena de lo social, tanto en los ámbitos urbanos y rurales. De tal suerte que su presencia en México no es tan avasalladora como nos lo han querido hacer ver.

IV

En la década de los 50 del siglo XX, coinciden González Casanova y Roberto Blancarte, ocurrió un proceso de «profanización de las costumbres» en la población de nuestro país. Una buena parte de los mexicanos comenzaban a distinguir entre sus creencias religiosas y su práctica política, lo que era muestra de cierta modernización y, más importante aún, había un acercamiento entre los distintos sectores que históricamente habían sido identificados como clientelas del sistema político o de la Iglesia.

Al día de hoy, lo que se puede observar, es que la población en México ha incrementado y sostenido esta diferenciación entre los órdenes de lo divino y lo mundano. Es por ello que para buena parte de los mexicanos, la presencia de Francisco es intrascendente. Sin embargo, para el clero católico, pareciera que su agenda se encamina justamente a contener el proceso de conversión religiosa; no de la secularización, sino del cambio de un credo religioso a otro.

Al final de cuentas, como decimos en el pueblo, la visita papal debiera ser valorada como las llamadas a misa o las mentadas de madre. Las atiende el que quiere.

Críticas, comentarios y trámites para apostatar a v4l3nc14@gmail.com

 

Puedes leer esta entrada en el sitio de Proyecto Diez, periodismo con memoria [haz click en la imagen]
Puedes leer esta entrada en el sitio de Proyecto Diez, periodismo con memoria [haz click en la imagen]

«Dialéctica de la imaginación: Pablo González Casanova, una biografía intelectual»

El viernes 27 de marzo, en Colima, tendremos el gusto de conversar sobre el trabajo académico e intelectual del sociólogo más importante en México y Latinoamérica. Este conversatorio ocurre gracias a Jaime Torres Guillén y a su libro «Dialéctica de la imaginación: Pablo González Casanova, una biografía intelectual». Si pueden, ¡caiganle!

Pensémoslo

En 1965 Pablo González Casanova advirtió que el país se encontraba al borde de una represión fascista; demostró la imposibilidad de una revolución y llamó a las distintas fuerzas políticas contrarias al régimen a encausar sus esfuerzos a la construcción de una democracia. Sin embargo, pocos lo escucharon. Tres años después ocurriría la masacre de Tlatelolco.

Hoy en día, luego de la fallida democracia que supuestamente había llegado al país con el triunfo de la oposición electoral, de la sistemática acción de los gobiernos locales, estatales y federal en contra del interés público y una larga lista de agravios, ¿hacia dónde hay qué mirar?, ¿qué voces hay qué escuchar? Esto es ¿el principio de un fin? ¿de un cambio? ¿cuál? Pensémoslo