De las páginas de «Tres días y un cenicero»

Sentado a la orilla de la laguna pienso en las páginas de Tres días y un cenicero, de Juan José Arreola, en lo mucho que su obra me remite a lugares lejanos, que ya no existen y que, sin embargo, siempre vuelvo a ellos.

Los objetos representados en «En verdad os digo» de Juan José Arreola

Sin embargo, toda interpretación es revocable; no hay símbolo sin interpretación, pero no hay interpretación sin impugnación Gloria Prado G. Neohermenéutica y teoría literaria A manera de introducción, una reflexión personal. Hace algunos años, durante un viaje en autobús procedente de la ciudad de Guadalajara con destino a Colotlán, Jalisco, con el propósito de participar…

(…) al invierno de la memoria

¿Dónde dejé el amor?, ¿dónde el amor se olvidó de mí? Es tarde y el invierno ha tocado mi pecho con su daga de hielo. Siento su filo frío penetrando en mi pecho. Tengo miedo de caer, de mirarme en el espejo Pero a lo que más temo es al invierno de la memoria.