San Juditas

«San Juditas», plata sobre gelatina, 2005. Real de Catorce, San Luis Potosí, México.

Anuncios

En celebración

Estás sentado en una silla, nada te toca, sientes cómo se vuelve el viejo un ser más viejo, imaginas sólo la paciencia del agua, el fastidio de la piedra. Piensas que el silencio es la página de más, piensas que nada es bueno, ni malo, ni siquiera la sombra que invade la casa mientras tú miras, sentado, cómo la invade. Otras veces la has visto. Tus amigos pasan tras la ventana, en sus rostros la marca de la pena.

Quisieras saludarlos pero no puedes ni alzar la mano. Estás sentado en una silla. Te vuelves hacia la yerbamora que extiende sobre la casa su red ponzoñosa. Pruebas la miel de la ausencia. Es lo mismo. Donde quiera que estés, es lo mismo que se pudra la voz antes que el cuerpo o que se pudra el cuerpo antes que la voz. Sabes que el deseo lleva a la pena, la pena a la consumación, la consumación al vacío. Sabes que esto es diferente, esto es la celebración, la única celebración, sabes que si te das entero a la nada habrás sanado. Sabes que hay alegría en sentir cómo tus pulmones preparan su futuro de ceniza, y así esperas, miras y esperas: el polvo se establece.

Rondan la sombra las horas milagrosas de la infancia.

—Mark Strand

Don Martín

De la serie «cristero y federal»

 

De la serie «Azulejos»

En algún lugar de la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México, di con un antiguo salón de baile y cantina. El lugar se caracterizaba por encontrarse en ruinas, no me pregunten qué hacía ahí, pues lo importante son los hallazgos que ahí encontré y que presento ante ustedes como la serie: «Azulejos».

Máquina del tiempo Azul

Las marcas del camino son visibles en la carrocería de este auto, aún así me pareció hermoso. Atavismo de un tiempo no tan remoto, producido por una sociedad distinta a la actual, navegante del tiempo. Como este auto, provenimos de lugares extraños.

El otro Lagos

Fotografía tomada durante los festejos de la Virgen del Carmen en el año 2005. En ella, se muestra a los danzantes preparándose para su acto. Al centro, «los locos» captan la atención de los vecinos del cruce de las calles 2ª de Barilleros y De Barilleros en la emblemática Otra banda de Lagos de Moreno, Jalisco.