Valencia contra Valencia

—La mayoría de las veces olvido el sentido de este espacio, me esfuerzo en demasía por verter en él reflexiones muy sesudas o “pertinentes”. —¡Vaya pedantería! —Qué mejor sitio, si no el único, en el que me puedo permitir ser yo; con mis alegrías y mis tristezas, con mis logros y mis fracasos, convivir con…