La alocución de Penélope

Solemne, caminó hacia él mientras pasaba delicadamente sus dedos sobre sus sentidos y, con ello, enjugar la tenue lágrima que turbaba la escena, dijo: —Conviene que conozcas mi ánimo en la mayor parte de las cosas […] Ellos nunca lo supieron, quizá poco les importó, pero conviene decir que en otro momento, un hombre de…