(…) al invierno de la memoria

¿Dónde dejé el amor?, ¿dónde el amor se olvidó de mí?

Es tarde y el invierno ha tocado mi pecho con su daga de hielo.

Siento su filo frío penetrando en mi pecho.
Tengo miedo de caer, de mirarme en el espejo
Pero a lo que más temo es al invierno de la memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s