al grito de Guerra

Ante, durante y ahora, la respuesta que el Estado mexicano ha dado a las demandas de justicia, inclusión, desarrollo y democracia a lo largo y ancho de la república mexicana, ha sido la violencia en sus múltiples representaciones. Habitantes de Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Sinaloa, Jalisco, Chihuahua, etc., padecieron y padecen la sistemática acción de las agencias de «seguridad» del régimen.

Al día de hoy, en diversos puntos del país, se erige una estructura administrativa y operativa, capaz confrontar al Estado. El crimen organizado en diferentes niveles, toma y ha tomado atribuciones exclusivas de las instituciones. La impartición de justicia, la edificación de obra pública, etc. En otros casos, el Estado ha tomado actitudes del crimen organizado. La tortura, las ejecuciones, las desapariciones forzadas, violaciones, etc.

Con este ensayo proponemos al lector la posibilidad de que la sistemática represión estatal a las legítimas exigencias de amplios sectores de la población, en materia de desarrollo social, preservación del medio ambiente, derechos humanos, participación política, entre otros, han generado, como consecuencia, la aparición de organizaciones delictivas, cuyos cuadros han sido formados y adiestradas con recursos públicos, estatales y federales, para luego, ser «privatizados» los conocimientos tácticos al mejor postor, el cual, hasta ahora, parece ser el crimen. Irónicamente, el cause de los acontecimientos demuestra que como muchos monopolios, el «monopolio del poder» que ejerce el Estado, también puede ser cedido o ejercido por particulares.

Días de combate

Fue allá en Guerrero, señores, / donde se prendió la mecha; / ayer con los zapatistas, / hoy con los vázquez-rojistas. // Zapata dijo a su gente: / «al gobierno hay que acabar»; / Genaro proclama ahora: / «el sistema hay que cambiar». // Reunido ya todo el pueblo, / se cansaron de pedir / y vieron que por la buena / el opresor no iba a oír. // Y a la sierra remontaron / en busca de un gran cuartel / y desde entonces se encuentran / luchando hasta vencer. Corrido de Genaro Vázquez.

Cumplidos cuarenta años de «los consabidos sucesos de Tlatelolco»1, son más las dudas que las certezas, entorno a aquel trágico episodio de la vida política en México, brindadas por la malograda Fiscalía Especial para los Crímenes del Pasado, creada durante la presidencia de Vicente Fox, para que la actual administración de Calderón Hinojosa se encargara de desaparecer junto con los expedientes de los cientos, miles de jóvenes, hombres y mujeres, víctimas de la represión díazordacista, echeverrista, lópezportillista, delamadrista, salinista, zedillista, foxista y calderonista; que si bien, algunos de ellos se han deslindado de toda relación con la matanza del 2 de octubre de 1968 y posteriores, su silencio y protección a los criminales les convierte en cómplices.

El 27 de junio del 2005, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, «Todos los derechos para Todos» hace público el boletín 20/2005 En México, no hay voluntad de Estado para sancionar los crímenes del pasado. En él, las organizaciones firmantes lamentan la resolución de la Magistrada Herlinda Velasco Villavicencio, del Quinto Tribunal Unitario del Primer Circuito, de negar las órdenes de aprehensión e iniciar un proceso penal contra el ex presidente Luis Echeverría Álvarez y su ex Secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia, por la matanza del 10 de junio de 1971, conocido como «el halconazo». De acuerdo con la Juez, el crimen ha prescrito; dando trato, con ello, a crímenes de lesa humanidad como si fuesen delitos comunes. El mensaje que dan las autoridades judiciales con este tipo de resoluciones, en torno a sucesos de más de cuarenta años atrás es claro; permítanme construir hipotéticamente el enunciado: ninguna persona que ejerza u ostente un cargo público de alto nivel, será presentada ante autoridad alguna, por acciones ejercidas en el ejercicio de sus funciones.

Contrabando y traición

Soy del grupo de los zetas / que cuidamos al patrón / somos 20 de la escolta / pura lealtad y valor / dispuestos a dar la vida / para servir al señor. // Desde que era muy pequeño / quise ser lo que ahora soy / siempre me dijo mi padre / no hay nada como el honor / el hombre con esta idea / es natural de valor. // somos 20 grupos zetas / unidos como familia / los 20 somos la fuerza / con diplomas de suicidas / consientes que en cada acción / podemos perder la vida. // Bonito mi Tamaulipas / donde no hay gente de miedo / para subirme a la sierra / aquí en Victoria me quedo / para servirle al patrón / de Tampico hasta Laredo. // Soy de mero Matamoros / Tamaulipas es mi tierra / mi capital es Victoria / y que esta al pie de la sierra / un saludo a XR / que es de la misma madera. // somos 20 grupos zetas / unidos como familia / los 20 somos la fuerza / con diplomas de suicidas / consientes que en cada acción / podemos perder la vida. Corrido de Los Zetas de Beto Quintanilla

En México, pese a los discursos oficiales, los poderes civiles están condicionados por los privilegios de la clase militar. El semanario Proceso en su edición especial número 23 ofrece un detallado recuento de las operaciones militares en contra de connacionales en territorio mexicano; la nula información que la SEDENA ha proporcionado al titular del ejecutivo federal en torno al caso de los presos políticos vinculados con el Ejercito Popular Revolucionario EPR, denunciada por la dirigencia de esa organización demuestra que los militares en México gozan de privilegios por encima de la constitución.

En abril de este año fuentes judiciales informaron que un tribunal federal restituyó en su cargo al general de división Jesús Gutiérrez Rebollo, ex comisionado del desaparecido Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD), pero confirmó su condena de 40 años de prisión por haber otorgado protección al fallecido Amado Carrillo Fuentes, fundador del cártel de Juárez; a el señor de los cielos le bastó un lustro para edificar una de las redes delictivas más extensas en el continente americano, la cual llegó a introducir unas 180 toneladas mensuales de cocaína a Estados Unidos y obtener 150 millones de dólares semanales en utilidades, según estimaciones de la agencia antidrogas de ese país. Nuestras estimaciones calculan que la guerra sucia que mantiene el estado en contra de activistas ha requerido de la formación de grupos de fuerzas especiales al interior del ejército, lo cual arrojaría datos por encima de los 250 mil efectivos que se dice integran el grueso del ejército nacional; es decir, habría un hueco informativo sobre la totalidad de las operaciones y grupos que actúan en el territorio.

Tal vez, amigo lector, usted sea de las personas que consideran necesario el patrullaje por parte del ejercito para salvaguardar la seguridad pública y no los cuerpos civiles como las policías municipales, estatales o federales. Estas últimas, pese a los sabidos vicios que las caracterizan, son dependencias sujetas al escrutinio público de otras instituciones u organizaciones no gubernamentales; no así el ejército cuyo arbitrio es exclusivo de un reducido grupo de individuos y que por ende son antidemocráticas en su estructura operacional.

¿Cuántos elementos a cargo de militares como Gutiérrez Rebollo se vieron cautivados por el color del dinero y prefirieron emplear sus conocimientos tácticos, no en la «defensa de la nación», si no en la mancilla de la misma?

1 A unos días de dejar la presidencia Díaz Ordaz, fue entrevistado el sábado 18 de noviembre de 1970, porErnesto Sodi Pallares en el canal 2, a las 17:50 horas. La entrevista se publicó íntegra en todos los diarios de la ciudad de México. Tomamos la versión del Excelsior que comienza con la siguiente pregunta: ¿Qué opina usted, señor Presidente del libro escrito por Octavio Paz y que trata sobre los consabidos sucesos de Tlatelolco? (las negritas son mías). (López Gallo Manuel, Las grandes mentiras de Krauze, Ediciones El Caballito, 1997, México, D.F.)

Anuncios

Publicado por

Raúl Valencia Ruiz

Profesor de sociología en Universidad Iberoamericana León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s